Aniversario. Elegía a Ken Saro-Wiwa.

Genalguacil Escultura en la calle


I

Sangre en el delta del Níger

Lágrimas en los cinco continentes

Hay patíbulos de legalidad energética

Justicia bien pagada con pagarés del tesoro pirata

Tesoro de oro negro

Monopolio de expolios de Selvas

Las leyes humanas se consumen bajo el pie

De las leyes por decreto

II

El petróleo abrasa las entrañas de la gente

Y el gas impide pensar

El gobierno de arlequines trama el drama

Un gobierno de marionetas marotes y guiñol

Cuyos hilos y varillas son movidos por gráciles dedos bastardos

Desde muchos confines planetarios a salvo de revueltas populares

Un gobierno que lava sus manos ensangrentadas

En orinales de maletines millonarios

Y millones de siglas de organismos internacionales

Sacuden la caspa de las hombreras de las petroleras

El banco mundial cultiva caspa y cerumen

Con que tapar ojos y oídos

Caspa de bosques arrasados

Cerumen de cordilleras dinamitadas

Caspa y cerumen de aguas con natas negras en sus ríos

Y un gobierno de papel maché

Continúa tejiendo su dramaturgia y su fanfarria

con los cabellos ensortijados de inocentes

Que intercambian palabras de justicia

Por sentencias de pena capital

Dictadas desde asambleas de socios de multinacional comparsera eterea

Hay sangre en el delta del Níger

Y sangre de lágrimas en los cinco continentes

Pocas

Las justas”

Fuentepiedra

III

Ken Saro-Wiwa cuelga aún

Ocho Ogonis Hombres justos Cuelgan aún

Sus imágenes perdurarán en las mentes

De los asesinos con carnet de gobernantes

De los asesinos con carnet de productores comerciantes honrados

Sus imágenes restañarán en las mentes

De los asesinos con carnet de foros mundiales

De los asesinos con carnet de ignorancia exculpadora

Hay sangre en los teléfonos de quienes no llamaron

Hay sangre en las manos que se estrecharon tras la firma

Hay sangre en los conciliábulos de todas las Iglesias

Que no luchan por los no bautizados

Hay sangre en cada uno de nuestros depósitos recargados

Todos aquellos que callan

Regalan sudarios de palabras omitidas

A Ogonis serafines sojuzgados

Todos aquellos que callan

Regalan silos aciagos a quienes

Con sus fanfarrias cizañeras

Reparten horcas como subsidio de étnias casi extintas

IV

El dios dinero

Frugal y cercenado

Utiliza las cabezas de los gobernantes

Como muletas de estiércol para pasar sobre la gente

Como columpio donde exhibir escarmientos ejemplares

Ante internacionales miradas legañosas

Subterfugios de improperios

V

Hay sangre en el delta del Níger

Y miles de millones de dedos aprietan botones

Cambian a los canales de goles y reality sin show

De los últimos estafadores de moda

Héroes nacionales hiperhipotecados

Genalguacil. Escultura al aire libre 2

VI

Hay personas que necesitan comprarse un cuento

Y prestarse oportunidades de tener alguna experiencia

Alterar sus monótonas existencias

Un instante

Levantando sepulcros de actitudes impasibles

Destruyendo vida

Incendiando artes y letras

Ahorcando conciencias

Allá donde no llegan las palabras

Ni las voces

Ni los ecos

Allá donde duermen los energúmenos

Y mueren los prolegómenos

Son necesarias menos leyendas en que creer

Mas vivencias reales por las que luchar

Seres

Un poco mas

A la ligera

VII

Allá donde se mendigan palabras

De caramelos de amaneceres y atardeceres de ideas nuevas

La noche delata y el día se desvanece con fiebres negras

Y acá

Donde los cerebros se esconden tras muros infranqueables de inopia

El lamento Ogoni te inmiscuye

Y sientes la necesidad de volverles el resguardo de la frontal

Como otros muchos que han dado la cara

Y la han perdido para siempre

Hay sangre en el delta del Níger

Ken Saro-Wiwa ha sido ejecutado

Ocho Ogonis hombres justos cuelgan aún

Y sus palabras rompieron fronteras

Llegaron a pocos oídos

Los justos”

Se grabaron a sangre y fuego en muchos bulbos raquídeos

Lloren los cinco continentes

Aniversario de la ejecución de Ken Saro-Wiwa y ocho miembros de la tribu de los Ogonis en Níger, por defender sus tierras ancestrales de la usurpación fruto de los acuerdos de gobiernos corruptos y multinacionales insensibles y oponerse a la destrucción de sus tierras para la explotación de hidrocarburos… 1997 – 2000


Artículo sobre Ken Saro Wiwa

Anuncios
Explore posts in the same categories: Poesía personal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: