Ayes

El aire, antes, olía a cosas

El aire, antes, olía a cosas


El aire, hoy día, va sucio,
está cargado de promesas…
falsas, inconcretas, vacías,
esperanzadas o ilusas.
El aire ya no es lo que era.
Antes, el aire llevaba polen,
hojas, polvo natural o animalillos,
pelusas, “abuelitos” y otras semillas;
entes, cuerpos, entidades o elementos.
El aire, antes, olía a cosas;
El aire, hoy día, huele a casos
y, en todo caso, todo a humano…
absoluta otredad.
El aire ya no es lo que era.
El aire, hoy día está sucio.
ha sido irremisiblemente humanizado
y arrastra todas nuestras promesas.
El aire conlleva nuestras quejas y disculpas
El aire contrae ayes y diretes
El aire es cada vez más y más anamórfico.
El aire, hoy día, es sucio,
va cargado de promesas.
El aire, hoy día, huele mal,
está lastrado por promesas.
El aire ya no es lo que era,
es puro egotismo.

Octubre de 2004      Verano de 2008     Marzo de 2009
Anuncios
Explore posts in the same categories: Poesía personal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: